martes, 28 de julio de 2015

COMPARTIR EL AMOR QUE HEMOS RECIBIDO

El mandato   que dejó  nuestro Señor Jesucristo a sus discípulos, de ir  por todo el mundo  y hacer discípulos es un mandato patente en nuestros días, pero muchas veces parece que los discípulos escasean, no porque falte trabajo, sino porque  faltan trabajadores, los cuales no quieren ser  testigos,  ni dar testimonio del amor de Dios, o mejor, tienen miedo de comprometerse seriamente a vivir su fe en un mundo autosuficiente y superficial.
Es por eso  que  todos aquellos,  que de una u otra manera  hemos sido  testigos de este amor, tenemos una grande responsabilidad:  compartir  ese Amor de  la mejor forma posible  en medio de nuestras  comunidades, esforzándonos al máximo por tener  un especial cuidado en el trabajo pastoral,  dándole  mucha importancia  y respeto a   la pastoral  de infancia y de  los jóvenes, pues  ellos necesitan experimentar  el amor de Dios,  nuestro padre,  para que, a su vez,  lo   puedan compartir.
Todos los que hemos sido llamados y hemos recibido del mismo DIOS,   la luz, que es nuestro Señor Jesucristo debemos  compartirla con todos nuestros hermanos, muchas veces sin palabras, pero sí,  con nuestro propio testimonio de vida que debe irradiar a todos los que se acercan a nosotros.
Jóvenes y jovencitas:   La vocación al servicio y a la construcción del reino  de Dios, es el regalo más grande que cualquier ser humano puede recibir tanto a  nivel material como espiritual;  por eso les digo, no  les de miedo  arriesgarse a ser testigos y dar testimonio del amor de Dios en una sociedad como la  nuestra que trata de desplazar a Dios y es en realidad cuando más lo necesita.
Ánimo, Cristo te espera y la humanidad te agradecerá!




Jhon Eduar Orjuela Lopez con un grupo de jovenes en la Tagua - Caquetá

lunes, 8 de junio de 2015

ÁFRICA: DÍ MI VIDA POR TÍ.

La iglesia Católica Africana en  Kenya (Nyeri) y la iglesia universal,  tuvo en estos días  la alegría de celebrar la beatificación de la Hermana  Irene Stefani. Ella fue una de las primeras hermanas misioneras de la Consolata que fue enviada por el mismo Fundador, Beato José Allamano, al Kenya en 1914 para compartir el evangelio de Cristo con la gente. La hermana dejó su familia en Italia,  sus amigos y su patria por  amor a los Africanos, pero movida, ante todo,  por un intenso amor a Dios. Por este motivo en el programa personal escribió " toda para Jesús nada para mí" Con este programa Sr. Irene luchó con todas sus fuerzas para entregarse totalmente al servicio de los demás.
Durante la vigilia de su beatificación, en Gekondi (Nyeri), misión donde ella murió, estuvieron presentes tres personas que la conocieron de cerca  y además   tuvieron la fortuna de tenerla como  su catequista. Con el testimonio de estas personas toda la gente admiró  las maravillas que el Señor  ha obrado en la Iglesia a través de esta mujer de Dios.
Sr. Irene fue una persona muy sencilla, alegre,  humilde y servicial. Ademas tenia mucha energía interior que brotaba del Jesús que ella llevaba  en su corazón y transmitía a la gente que encontraba en su apostolado. Es muy interesante llegar a saber cómo con  su alegría y su  calor humano, sor Irene  contagiaba a todos: hombres y mujeres cristianos y no cristianos.
Con la beatificación de Sor Irene  nos queda el desafío para cada uno de nosotros,  de ser otras “Irenes” en los respectivos lugares  donde cada uno es llamado a vivir  la misión, expresión viva de nuestro bautismo.  Es el llamado a  no tener miedo de  trabajar y defender la justicia, el bien de los excluidos, y marginados.
Somos llamados como Sr. Irene a ser Otros Cristos vivos, capaces de servir y perdonar dando la vida en lo cotidiano hasta el final.
Los restos de la Beata Sr. Irene Stefani,  reposan ahora en el altar de la catedral de Nyeri (Kenya), donde puede ser venerada por los fieles. Queda así  a un paso de la canonización como el Fundador Beato José Allamano. 


 Tú, ¿estas dispuest@ a ir mas allá de tus fronteras? 
La procesión con los restos de Sr. Irene

La catedral de Nyeri donde queda los restos de la Beata Sr. Irene

La Misa de la Beatificación 



miércoles, 13 de mayo de 2015

RENOVACION Y DON TOTAL!

El pasado 30 de abril la Hna. Gladys Karigi Nduma pronunció nuevamente su Si! en la renovación de su consagración, que la impulsa siempre con renovada fuerza a aceptar que el Señor la haga instrumento para llevar consolación al pueblo que le ha confiado.

La hna. Gladys es proveniente del Kenya y ha sido destinada a nuestra misión en Colombia, actualmente está realizando sus estudios de lengua Castellana, el cual ha aprovechado muy bien pues ya se le escucha hablar bastante fluido.  Mientras va estudiando la lengua se va acercando paulatinamente a la realidad colombiana visitando algunas de nuestras misiones (en Putumayo y en la periferia bogotana), de esa manera no sólo hace práctica de la lengua castellana sino que se va integrando en la realidad social y política del país como hace todo un buen misionero y misionera cuando quiere ofrecer sus servicios como un Don para el lugar donde el Señor le destina.
Toda la comunidad de Casa Regional se ha unido en oración para celebrar con la Hna Gladys su renovación de votos.

Hna. Gladys Karigi Nduma- Renovación de votos
Casa Regional Hermanas Misioneras de la Consolata-Colombia

viernes, 17 de abril de 2015

ENCUENTRO CON LA TIERRA PROMETIDA

“Yahveh dijo a Abram: << Vete de tu tierra, y de tu patria, y de la casa de tu padre, a la tierra que yo te mostraré…>>” Gn 12, 1



Todas las personas tenemos una Tierra prometida, esta es aquel lugar, espacio o realidad; donde debemos realizar la misión que Dios nos ha encomendado, esta misión es diversa para todas las personas además depende también de nuestra respuesta personal a esta propuesta.

Pues bien, es de gran alegría poder compartir las primicias del encuentro con mi Tierra prometida. Después de varios años de preparación en la vida consagrada y misionera, por fin ha llegado el gran día de este encuentro; momento de salir de Colombia mi tierra natal, hacia la tierra que Dios me ha de mostrar: Tanzania. Esta es una linda tierra, su gente muy alegre, amable, sencilla y algo que me ha llamado mucho la atención es el don de la música, todo es canción y bellas melodías interpretadas por voces muy afinadas y armónicas, desde el más pequeño hasta el más grande.

Tanzania, es uno de los 54 países del continente África, cuenta con dos idiomas oficiales el Swahili y el inglés, además los diferentes grupos étnicos hablan su lengua materna. Las primeras palabras que la población tanzana me ha ofrecido en Swahili son Karibu (Bienvenida) y Asante (Gracias), lo que da muestra de una cultura acogedora y agradecida.

A pesar del poco tiempo que llevo viviendo aquí, también he podido percibir la laboriosidad de su gente, el cariño y respeto que tienen  por la familia;  un compromiso y arraigo en la fe que  manifiesta una experiencia de Dios muy profunda; es una sociedad donde se hace posible el diálogo interreligioso e intercultural, cuenta con  la belleza geográfica y natural propia de este continente… en fin  tanta diversidad que deja fascinada a una bogotana como yo , que nunca pensó tener esta linda experiencia; doy gracias a Dios por ello y porque me  ha sorprendido con tal don; y como lo decía anteriormente esto son solo las primicias... 

 Hna. Angélica Guevara Quirós, mc

De izquierda a derecha: Hna Helen, Hna. Claudia y Hna. Angélica, Misioneras de la Consolata en Tanzania


Tú, ¿estas dispuest@ a encontrarte con tu Tierra prometida? 



sábado, 14 de febrero de 2015


HERMANA!!! TE PARECES MUCHO A MI SOBRINA…

En una de la Islas de Tierra Bomba, específicamente en el pueblo de Bocachica, desde la mañana hasta a las 4.00 pm el clima es muy caliente; esto hace que desde las 4.30 pm organice mi apostolado de visitar las familias y enfermos. En Bocachica por naturaleza la gente es muy alegre y abierta, lo que ven dicen sin miedo, si es felicitar o regañar la persona, lo hacen y expresan sus sentimientos con mucha libertad.

ISLA DE BOCACHICA
Un día salí de mi casa y fui en la familia de una señora, y  apenas que entre en su casa y le salude, me dijo “ay!!! Hermana estábamos hablando de ti”, y continúo diciendo es que “eres muy parecida a mi sobrina, ella es una muchacha muy buena, afectuosa, respetuosa, amigable y amable con la gente”

HNA. JOFRIDA, VISITANDO LAS FAMILIAS
Este hecho, me puso a reflexionar que cuando una misionera se entrega totalmente a Dios y a la gente, se hace parte de la gente donde está ejerciendo su vida misionera. Se parece a ellos, por el hecho de estar compartiendo su vida misionera sencillamente y con amor. No tanto por el hecho de ser religiosa, si no la manera como comparte su vida, entrando en la realidad de la gente, respetando su cultura y dejando que Dios transformarme en medio de la gente.
Así me siento feliz compartiendo mi vida misionera en una manera muy sencilla, en este pueblo de Bocachica. Me siento como un pequeño instrumento de Dios, cada día me abandono a la voluntad de Él, aprendiendo y dejándome ser llenada y conducida en su camino. Aprender de la gente, amar la diferencia para formar algo bueno diferente; esto es lo que llamamos inculturación.

Gracias a Dios, por dejarme caminar en sus pasos dentro de este pueblo, gracias porque me deja brindar lo mejor de mí así sea en pequeñas cosas. Espero que el Señor que me ha llamado a esta vida consagrada y misionera, siga llamando a   más jóvenes para que puedan compartir sus vidas. 

HNA. JOFRIDA NZASULE
MISIONERA DE LA CONSOLATA


domingo, 11 de enero de 2015

¿QUE SUCEDE CUANDO LA VIDA SE HACE DON?
Mons. Joaquin Pinzon y Hna. Luz Helena
Todos estamos llamados a la felicidad y en nuestra sociedad pocos la logran.
Les quiero contar  algo maravilloso que sucedió hace 75 años en una región de Europa Italia:
Una mujer, decidió ser feliz donando su vida a Dios al servicio de las Misiones y esa misión fue Colombia. La Hermana Ricarda Gallo, hoy nos hace gozar de la fiesta de la fidelidad a Dios en medio de tantas luchas que trae en si la vida. Hace 75 años decidido ser solo de Dios y para Dios y esto la ha llevado a vivir en nuestra tierra Colombia; con ella otra misionera la Hermana Bertila Pia, también de origen Italiano celebra hoy 60 años de su vida religiosa muchos de ellos en Colombia; el ejemplo y trabajo evangelizador de estas dos valientes misioneras suscito, en  dos jóvenes colombianas la Hna. Esther Giraldo y  Hna. Escolástica  Sánchez deseo y el coraje de seguir a Cristo en el camino de la vocación Misionera; quienes hoy también  celebran sus bodas de oro como religiosas misioneras de la Consolata.  Aquí puedo asegurar lo que dijo el papa Pablo VI en su carta “El anuncio del Evangelio”: “el mundo está cansado de palabras y sediento de testimonios”, pues el testimonio arrastra y es así como estas 4 mujeres llenas de capacidades y de posibilidades de brillar en el mundo decidieron ser felices y hacer felices a muchas personas. La vocación misionera es don de Dios que merece  todo nuestro empeño y respuesta generosa llena de coraje y grande amor a Dios y a los hermanos.
Este día nos hemos reunido en  Bogotá todas las hermanas misioneras de la Consolata que trabajamos en Colombia para encuentros de formación continuada y para festejar con estas 4 mujeres el don de la fidelidad y de la generosidad. Qué lindo convivir unidas y compartir la dicha del encuentro. Es verdad, no faltan ni faltaran las dificultades propias de nuestra condición de seres humanos,  con muchas limitaciones pero también es verdad que la gracia de Dios siempre ha estado y estará presente.
Hago una invitación a jóvenes  hombres y mujeres para que se dejen cuestionar por el Señor y se preparen para responder generosamente a la llamada de amor que Dios sigue haciendo hoy.
Queridos jóvenes la vida por larga que sea es un ratico vivámosla bien y en profundidad.
Los  y las esperamos: en las misiones hay un puesto para ti, nadie más lo podrá ocupar.
ANIMO Y ADELANTE
Hna. Blanca Rubiela Orozco Gómez,
Misionera de la Consolata que trabaja con la educación en San Vicente del Caguan Caquetá
Hna. Escolastica, Hna. Ricarda, Hna. Esther y Hna. Bertila

Hna. Rubiela y Hna. Gracia





miércoles, 31 de diciembre de 2014

MARÍA, MADRE DE DIOS 
Recibimos  este  año   2015  celebrando  juntos la fiesta de María, Madre de Dios, Madre de la Iglesia, Madre nuestra. Gracias  a María ha llegado al mundo el Mesías. “Nacido  de una mujer, nacido bajo  la ley, para hacernos hijos queridos de  Dios”. ¿Qué  es  lo esencial de  la Navidad?  El Hijo se hizo hombre para que   nosotros fuésemos hijos  de Dios y, por  lo tanto,  también hermanos y hermanas en Cristo. Dios nos invita a globalizar la fraternidad, no la esclavitud ni  la indiferencia. María, ayúdanos a comenzar el “Año nuevo con la lucha nueva”


ORACIÓN
María,  Madre nuestra, te damos gracias por tu Intercesión por nosotros delante de Jesús;  sin ti, no hubiéramos podido ir a Él. ¡Qué verdad es que a Jesús siempre se va y se vuelve por  María!
                                                       (Camino, Ed. Crítico histórica, comentario al n. 514)