viernes, 4 de septiembre de 2015

EL  SEMBRADOR

Cantando y lleno de ilusión,  sale cada mañana el sembrador, con su morral al hombro,  de semillas rebosando,  que por los campos quiere ir regando.
 Animado y contento le acompaña también  el sol naciente,  que  con sus brillantes y cálidos rayos,  le infunde fuerza y vigor,  para comenzar su bella misión.
Camina, atraviesa  colinas,  campos y valles,  en busca de fértiles tierras  donde, su semilla  sembrar;  no es muy  experto el sembrador, pero el  amor y ardiente celo,  que le quema el corazón, lo  anima e impulsa a esparcir su semilla con esperanza e ilusión,  sobre la ansiosa y fértil tierra,  ávida de producir sabrosos frutos que agraden y den vigor.
Cuanto me agrada sembrador,  tu bella misión;  pero, ahora te vengo a  presentar  la figura de un sencillo y humilde sembrador que no tenía ni semillas, ni tierra donde sembrar,  Él  regaba semillas de amor, paz y perdón, dejando alegría y libertad en cada corazón;  seguramente lo  debes conocer,  se llama  Jesús de Nazaret.  Además, te quiero contar,  lo mucho que a mí me gusta sembrar,  pues  como tú, yo también  por vocación, soy sembrador y con muchas semillas y buena tierra puedo contar; como Jesús, siembro en el corazón de ancianos, niños  y jóvenes semillas de  amor, me propongo a unos visitar, a otros enseñar y a muchos otros, alegría y paz brindar.
Mira, aquí te quiero mostrar la figura de otros sembradores, que como tú  y  yo, amamos sembrar:
En la Parroquia San Lucas, con la Novicia Ana Luisa Castillo, la Infancia Misionera,  a Jesús se empeña en anunciar; en la Parroquia  Las Lajas,  con Sor Afra Merlo, la Infancia Misionera,  a Jesús,  hace conocer; en la casa de Formación MC,  Sor Luz Mery Restrepo G. prepara y acompaña la formación  de los Laicos MC, dedicándoles además, tiempo para la oración y la reflexión, con miras a la misión;  en la Parroquia las Lajas, con sor Pedrángela Alfonso R, un grupo de personas de  la Vicaria,  de la Inmaculada,  recibe   formación,  con el fin de iniciar en sus Parroquias la Infancia Misionera,  como servicio a la  Evangelización.
Todos,  por vocación y por  mandato de Jesús (Id, pues, y haced discípulos a todas las gente…Mt 28, 19) estamos  llamados a servir a la misión. Si en tu corazón arde el  verdadero amor de  Dios, arriésgate y entrega tu vida al servicio de la Misión. Hay pocos obreros, haces falta tú!

                                                Hna. Pedrángela Alfonso R.

Hna. Pedrangela con los agentes de pastoral


Hna. Afra con los niños de la infancia Misionera

Hna. Luz Mery con el grupo de los laicos de la Consolata


martes, 18 de agosto de 2015

ENAMÓRATE DE TI MISMO
“Enamórate de ti mismo”: No es hedonismo, ni siquiera sinónimo de ella, es simplemente la actitud mental y espiritual que cada persona puede y debe tener dentro de sí mismo. A esto se le llama dignidad humana: el respetarse, el valorarse, a sí mismo. Bien lo dice la palabra de Dios en el salmo 138 (139), v.13-14: “porque tú has formado mi cuerpo, me has tejido en el vientre de mi madre; te doy gracias por tantas maravillas: prodigio soy, prodigios tus obras” y en Mateo 22, 37. 39: “amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente (…) y amarás a tu prójimo como a ti mismo.” Pues bien, este es el eslogan dedicado para ti: “enamórate más de ti” y que de fondo tiende más bien a realizar una meta para que llegue a ser en tu vida un principio personal. Si llegaras realmente a enamorarte de ti mismo, llegarías al culmen de llegar a amar a todo el mundo como si fuera tu propia familia, llegarías a convertirte en ese ser capaz de generar y dar vida a cambio de nada, llegarías a saber amar libremente sin ataduras de nada, si llegaras a enamorarte de ti mismo serías la persona que habrá logrado conseguir la ambiciosa flor de la felicidad, única en su especie… amar no es fácil, amarse tampoco, pero, ¡no es imposible! Cada paso que des es importante y fundamental para tu vida. Cada decisión que tomes determinará el rumbo de tu vida. Cada pensamiento e idea que te invada será el parar, el retroceder y\o el avanzar hacia tu propia realización. Un ave necesita solo dos alas para volar pero también la cabeza para lograrlo, pues no todas las aves, a pesar de tener dos alas, cuentan con la suficiente capacidad mental para realizarlo. Acuérdate de la historia de la gallina y el águila y, en esta historia, ¿a quién evidencia la gallina? A las personas que creen que es imposible volar alto, las personas cortas de inteligencia, las personas frustradas y que tienen una errónea manera de concebir la vida. Así también pero al contrario, el águila, pues es aquel que contradice la “verdad creída”. El águila refleja las personas que creen en sí mismas, aquellas que creen en sus capacidades porque saben y conocen cuáles son sus habilidades, sus dones. ¡Son aquellas personas que por genética, sienten el deseo de dar lo mejor de sí mismos, que son capaces de arriesgar muchas cosas porque está convencidas que lo pueden lograr! Son aquellas mentalidades que entienden y saben que son diferentes a las demás, son únicas en su modo de ser y de vivir. ¿Te podrías imaginar un águila metida dentro de un corral, viviendo y haciendo lo mismo que  las gallinas? ¡Que pérdida de tiempo y que desperdicio de vida al estar como ellas! Y aún más, es equivocada la idea de pensar de volver al gallinero para demostrarles que ellas también podrían ser capaces de volar, te arrepentirías en el primer intento, pues por más que intenten, su máxima altura no pasará más de 2 metros a la redonda con doble riesgo de caer y lastimarse irremediablemente.
Así como hay las famosas “ovejas negras” en la familias, también hay “águilas” dentro de ellas. Sé que tú eres un águila: llena de capacidades y con mentalidad propias.  ¿Qué esperas para comenzar a volar?, ¿Qué te hace falta? Aprender a conocerte, aprender a usar tus dos alas y aprender a hacerlo, y eso se logra solo creyendo que lo eres. En la medida que vayas pensando diferente, así también irás viéndote diferente, en la medida que vayas viéndote diferente, así también irás viendo diferente la realidad que te rodea y eso te llevará, consecuentemente a hacer un cambio en tu vida, a dar un salto de calidad en ella. Tomar una decisión de este calibre es correr el riesgo de llegar a ser diferente ¡Atrévete a serlo!   
 
             Hna. Gloria Nayibe Ospina B. MC.  
De la derecha Hna. Rubiela.Hna.  Emilce y Hna Gloria



martes, 28 de julio de 2015

COMPARTIR EL AMOR QUE HEMOS RECIBIDO

El mandato   que dejó  nuestro Señor Jesucristo a sus discípulos, de ir  por todo el mundo  y hacer discípulos es un mandato patente en nuestros días, pero muchas veces parece que los discípulos escasean, no porque falte trabajo, sino porque  faltan trabajadores, los cuales no quieren ser  testigos,  ni dar testimonio del amor de Dios, o mejor, tienen miedo de comprometerse seriamente a vivir su fe en un mundo autosuficiente y superficial.
Es por eso  que  todos aquellos,  que de una u otra manera  hemos sido  testigos de este amor, tenemos una grande responsabilidad:  compartir  ese Amor de  la mejor forma posible  en medio de nuestras  comunidades, esforzándonos al máximo por tener  un especial cuidado en el trabajo pastoral,  dándole  mucha importancia  y respeto a   la pastoral  de infancia y de  los jóvenes, pues  ellos necesitan experimentar  el amor de Dios,  nuestro padre,  para que, a su vez,  lo   puedan compartir.
Todos los que hemos sido llamados y hemos recibido del mismo DIOS,   la luz, que es nuestro Señor Jesucristo debemos  compartirla con todos nuestros hermanos, muchas veces sin palabras, pero sí,  con nuestro propio testimonio de vida que debe irradiar a todos los que se acercan a nosotros.
Jóvenes y jovencitas:   La vocación al servicio y a la construcción del reino  de Dios, es el regalo más grande que cualquier ser humano puede recibir tanto a  nivel material como espiritual;  por eso les digo, no  les de miedo  arriesgarse a ser testigos y dar testimonio del amor de Dios en una sociedad como la  nuestra que trata de desplazar a Dios y es en realidad cuando más lo necesita.
Ánimo, Cristo te espera y la humanidad te agradecerá!




Jhon Eduar Orjuela Lopez con un grupo de jovenes en la Tagua - Caquetá

lunes, 8 de junio de 2015

ÁFRICA: DÍ MI VIDA POR TÍ.

La iglesia Católica Africana en  Kenya (Nyeri) y la iglesia universal,  tuvo en estos días  la alegría de celebrar la beatificación de la Hermana  Irene Stefani. Ella fue una de las primeras hermanas misioneras de la Consolata que fue enviada por el mismo Fundador, Beato José Allamano, al Kenya en 1914 para compartir el evangelio de Cristo con la gente. La hermana dejó su familia en Italia,  sus amigos y su patria por  amor a los Africanos, pero movida, ante todo,  por un intenso amor a Dios. Por este motivo en el programa personal escribió " toda para Jesús nada para mí" Con este programa Sr. Irene luchó con todas sus fuerzas para entregarse totalmente al servicio de los demás.
Durante la vigilia de su beatificación, en Gekondi (Nyeri), misión donde ella murió, estuvieron presentes tres personas que la conocieron de cerca  y además   tuvieron la fortuna de tenerla como  su catequista. Con el testimonio de estas personas toda la gente admiró  las maravillas que el Señor  ha obrado en la Iglesia a través de esta mujer de Dios.
Sr. Irene fue una persona muy sencilla, alegre,  humilde y servicial. Ademas tenia mucha energía interior que brotaba del Jesús que ella llevaba  en su corazón y transmitía a la gente que encontraba en su apostolado. Es muy interesante llegar a saber cómo con  su alegría y su  calor humano, sor Irene  contagiaba a todos: hombres y mujeres cristianos y no cristianos.
Con la beatificación de Sor Irene  nos queda el desafío para cada uno de nosotros,  de ser otras “Irenes” en los respectivos lugares  donde cada uno es llamado a vivir  la misión, expresión viva de nuestro bautismo.  Es el llamado a  no tener miedo de  trabajar y defender la justicia, el bien de los excluidos, y marginados.
Somos llamados como Sr. Irene a ser Otros Cristos vivos, capaces de servir y perdonar dando la vida en lo cotidiano hasta el final.
Los restos de la Beata Sr. Irene Stefani,  reposan ahora en el altar de la catedral de Nyeri (Kenya), donde puede ser venerada por los fieles. Queda así  a un paso de la canonización como el Fundador Beato José Allamano. 


 Tú, ¿estas dispuest@ a ir mas allá de tus fronteras? 
La procesión con los restos de Sr. Irene

La catedral de Nyeri donde queda los restos de la Beata Sr. Irene

La Misa de la Beatificación 



miércoles, 13 de mayo de 2015

RENOVACION Y DON TOTAL!

El pasado 30 de abril la Hna. Gladys Karigi Nduma pronunció nuevamente su Si! en la renovación de su consagración, que la impulsa siempre con renovada fuerza a aceptar que el Señor la haga instrumento para llevar consolación al pueblo que le ha confiado.

La hna. Gladys es proveniente del Kenya y ha sido destinada a nuestra misión en Colombia, actualmente está realizando sus estudios de lengua Castellana, el cual ha aprovechado muy bien pues ya se le escucha hablar bastante fluido.  Mientras va estudiando la lengua se va acercando paulatinamente a la realidad colombiana visitando algunas de nuestras misiones (en Putumayo y en la periferia bogotana), de esa manera no sólo hace práctica de la lengua castellana sino que se va integrando en la realidad social y política del país como hace todo un buen misionero y misionera cuando quiere ofrecer sus servicios como un Don para el lugar donde el Señor le destina.
Toda la comunidad de Casa Regional se ha unido en oración para celebrar con la Hna Gladys su renovación de votos.

Hna. Gladys Karigi Nduma- Renovación de votos
Casa Regional Hermanas Misioneras de la Consolata-Colombia

viernes, 17 de abril de 2015

ENCUENTRO CON LA TIERRA PROMETIDA

“Yahveh dijo a Abram: << Vete de tu tierra, y de tu patria, y de la casa de tu padre, a la tierra que yo te mostraré…>>” Gn 12, 1



Todas las personas tenemos una Tierra prometida, esta es aquel lugar, espacio o realidad; donde debemos realizar la misión que Dios nos ha encomendado, esta misión es diversa para todas las personas además depende también de nuestra respuesta personal a esta propuesta.

Pues bien, es de gran alegría poder compartir las primicias del encuentro con mi Tierra prometida. Después de varios años de preparación en la vida consagrada y misionera, por fin ha llegado el gran día de este encuentro; momento de salir de Colombia mi tierra natal, hacia la tierra que Dios me ha de mostrar: Tanzania. Esta es una linda tierra, su gente muy alegre, amable, sencilla y algo que me ha llamado mucho la atención es el don de la música, todo es canción y bellas melodías interpretadas por voces muy afinadas y armónicas, desde el más pequeño hasta el más grande.

Tanzania, es uno de los 54 países del continente África, cuenta con dos idiomas oficiales el Swahili y el inglés, además los diferentes grupos étnicos hablan su lengua materna. Las primeras palabras que la población tanzana me ha ofrecido en Swahili son Karibu (Bienvenida) y Asante (Gracias), lo que da muestra de una cultura acogedora y agradecida.

A pesar del poco tiempo que llevo viviendo aquí, también he podido percibir la laboriosidad de su gente, el cariño y respeto que tienen  por la familia;  un compromiso y arraigo en la fe que  manifiesta una experiencia de Dios muy profunda; es una sociedad donde se hace posible el diálogo interreligioso e intercultural, cuenta con  la belleza geográfica y natural propia de este continente… en fin  tanta diversidad que deja fascinada a una bogotana como yo , que nunca pensó tener esta linda experiencia; doy gracias a Dios por ello y porque me  ha sorprendido con tal don; y como lo decía anteriormente esto son solo las primicias... 

 Hna. Angélica Guevara Quirós, mc

De izquierda a derecha: Hna Helen, Hna. Claudia y Hna. Angélica, Misioneras de la Consolata en Tanzania


Tú, ¿estas dispuest@ a encontrarte con tu Tierra prometida? 



sábado, 14 de febrero de 2015


HERMANA!!! TE PARECES MUCHO A MI SOBRINA…

En una de la Islas de Tierra Bomba, específicamente en el pueblo de Bocachica, desde la mañana hasta a las 4.00 pm el clima es muy caliente; esto hace que desde las 4.30 pm organice mi apostolado de visitar las familias y enfermos. En Bocachica por naturaleza la gente es muy alegre y abierta, lo que ven dicen sin miedo, si es felicitar o regañar la persona, lo hacen y expresan sus sentimientos con mucha libertad.

ISLA DE BOCACHICA
Un día salí de mi casa y fui en la familia de una señora, y  apenas que entre en su casa y le salude, me dijo “ay!!! Hermana estábamos hablando de ti”, y continúo diciendo es que “eres muy parecida a mi sobrina, ella es una muchacha muy buena, afectuosa, respetuosa, amigable y amable con la gente”

HNA. JOFRIDA, VISITANDO LAS FAMILIAS
Este hecho, me puso a reflexionar que cuando una misionera se entrega totalmente a Dios y a la gente, se hace parte de la gente donde está ejerciendo su vida misionera. Se parece a ellos, por el hecho de estar compartiendo su vida misionera sencillamente y con amor. No tanto por el hecho de ser religiosa, si no la manera como comparte su vida, entrando en la realidad de la gente, respetando su cultura y dejando que Dios transformarme en medio de la gente.
Así me siento feliz compartiendo mi vida misionera en una manera muy sencilla, en este pueblo de Bocachica. Me siento como un pequeño instrumento de Dios, cada día me abandono a la voluntad de Él, aprendiendo y dejándome ser llenada y conducida en su camino. Aprender de la gente, amar la diferencia para formar algo bueno diferente; esto es lo que llamamos inculturación.

Gracias a Dios, por dejarme caminar en sus pasos dentro de este pueblo, gracias porque me deja brindar lo mejor de mí así sea en pequeñas cosas. Espero que el Señor que me ha llamado a esta vida consagrada y misionera, siga llamando a   más jóvenes para que puedan compartir sus vidas. 

HNA. JOFRIDA NZASULE
MISIONERA DE LA CONSOLATA