viernes, 22 de enero de 2016

MI EXPERIENCIA EN TIERRA BOMBA
Estoy muy contenta de haber aceptado el llamado que Dios me hizo a través de las Hermanas Misioneras de la Consolata.  Gracias en particular a la Hermana Resty Malile y a la gente de esta hermosa isla donde me sentí más que acogida y muy acompañada durante la novena de Navidad que viví en Tierra Bomba, una isla situada al Oeste del mar Caribe, donde realmente me sentí en familia.
Mi experiencia como voluntaria me ha llenado de nuevas perspectivas y  proyectos que sueño realizar, gracias a esta oportunidad en la que he podido mirar con ojos nuevos, llenos de amor y deseo de servicio, una realidad toda nueva para mí. Mi impactó ver cómo allá las personas luchan por tener agua potable todos los días mientras nosotros la malgastamos, como si nunca se fuera a acabar; comprendí como es de gratificante saludar a las personas, a quien pasa a tu lado, porque es hacerlo parte de ti; bien diferente a lo que acontece muy frecuente en la ciudad cuando somos egoístas y al pasar al lado de otra persona nos comportamos como si no nos importara  y mucho mejor si no nos hacemos siquiera notar. En Tierra Bomba no es así, tú eres parte de ellos y te lo hacen notar empezando por el saludo que te dan al pasar.

lunes, 11 de enero de 2016

TRABAJANDO Y FESTEJANDO 

 En los días 04 al 08 de enero del  año 2016 las Hermanas Misioneras de la Consolata de la región Colombia-Venezuela se reunieron en su primera Asamblea de la nueva configuración según el plan de reestructuración del Instituto, para reflexionar, discernir y redefinir las opciones apostólicas de la región.

jueves, 5 de noviembre de 2015

NYAATHA “MADRE TODA MISERICORDIA”

La Beata Irene Stefani es una valiente mujer religiosa, misionera de la Consolata, extrovertida, con celo apostólico, de fe intrépida, que ayudó a todos los necesitados sin distinción alguna.
Sin ningún tipo de escrúpulos, se inmoló a si misma por   amor a Dios cuidando abnegadamente a los enfermos, siendo, en el ejercicio de su caridad,  contagiada por la peste.
Me llama la atención su imagen sencilla, humilde y sonriente, positiva, una mujer amigable y comunicativa, hablaba siempre del amor de Dios  y de Jesucristo y toda la gente quería conocerla. Vivió intensamente en el apostolado, estuvo entre la precariedad de las tribus Africanas, siendo pobre entre los pobres sirviendo a ellos. Una mujer que renunció a todo y a sí misma para Jesús a través de los pobres que no conocían a Jesús. La Beata Irene Stefani quería salvar a las personas dando a conocer la bondad de Dios, que envió a su Hijo Jesús para salvar la humanidad.

lunes, 5 de octubre de 2015

OCTUBRE: MES MISIONERO

Con la Fiesta de Santa Teresita del Niño Jesús, inicia el mes de las misiones. Hoy en día todavía hay mucha gente que no conoce a Jesucristo. Por eso es tan urgente la misión ad gentes, en la que todos los miembros de la iglesia están llamados a participar, ya que la iglesia es misionera por naturaleza: la iglesia ha nacido “en salida”, lo afirma el Papa Francisco.
El mes de octubre nos recuerda el compromiso bautismal de  los creyentes de toda raza, lengua y nación  de los diferentes continentes para que se comprometan con oraciones y gestos concretos de solidaridad para ayudar los misioneros en los territorios de misión.
Indicaciones para el Octubre Misionero
1.ª LA ORACIÓN 
La iglesia debe promover entre los fieles la constancia en la oración para dar gracias a Dios por el don de la fe, así como para pedir al dueño de la mies que envíe operarios a su mies y que el anuncio de la Buena Noticia llegue a todos los pueblos. Conviene llevar estas intenciones tanto a la oración personal como a la comunitaria, comenzando por la participación en la Eucaristía, y sin olvidar el rezo del Rosario Misionero.

viernes, 4 de septiembre de 2015

EL  SEMBRADOR

Cantando y lleno de ilusión,  sale cada mañana el sembrador, con su morral al hombro,  de semillas rebosando,  que por los campos quiere ir regando.
 Animado y contento le acompaña también  el sol naciente,  que  con sus brillantes y cálidos rayos,  le infunde fuerza y vigor,  para comenzar su bella misión.
Camina, atraviesa  colinas,  campos y valles,  en busca de fértiles tierras  donde, su semilla  sembrar;  no es muy  experto el sembrador, pero el  amor y ardiente celo,  que le quema el corazón, lo  anima e impulsa a esparcir su semilla con esperanza e ilusión,  sobre la ansiosa y fértil tierra,  ávida de producir sabrosos frutos que agraden y den vigor.

martes, 18 de agosto de 2015

ENAMÓRATE DE TI MISMO
“Enamórate de ti mismo”: No es hedonismo, ni siquiera sinónimo de ella, es simplemente la actitud mental y espiritual que cada persona puede y debe tener dentro de sí mismo. A esto se le llama dignidad humana: el respetarse, el valorarse, a sí mismo. Bien lo dice la palabra de Dios en el salmo 138 (139), v.13-14: “porque tú has formado mi cuerpo, me has tejido en el vientre de mi madre; te doy gracias por tantas maravillas: prodigio soy, prodigios tus obras” y en Mateo 22, 37. 39: “amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente (…) y amarás a tu prójimo como a ti mismo.” Pues bien, este es el eslogan dedicado para ti: “enamórate más de ti” y que de fondo tiende más bien a realizar una meta para que llegue a ser en tu vida un principio personal.

martes, 28 de julio de 2015

COMPARTIR EL AMOR QUE HEMOS RECIBIDO

El mandato   que dejó  nuestro Señor Jesucristo a sus discípulos, de ir  por todo el mundo  y hacer discípulos es un mandato patente en nuestros días, pero muchas veces parece que los discípulos escasean, no porque falte trabajo, sino porque  faltan trabajadores, los cuales no quieren ser  testigos,  ni dar testimonio del amor de Dios, o mejor, tienen miedo de comprometerse seriamente a vivir su fe en un mundo autosuficiente y superficial.
Es por eso  que  todos aquellos,  que de una u otra manera  hemos sido  testigos de este amor, tenemos una grande responsabilidad:  compartir  ese Amor de  la mejor forma posible  en medio de nuestras  comunidades, esforzándonos al máximo por tener  un especial cuidado en el trabajo pastoral,  dándole  mucha importancia  y respeto a   la pastoral  de infancia y de  los jóvenes, pues  ellos necesitan experimentar  el amor de Dios,  nuestro padre,  para que, a su vez,  lo   puedan compartir.